Las uvas de la risa: El humor en la narrativa

La ciudad donde escribieron Quevedo, Cervantes, Lope…, ¡Ramón!, tiene una relación difícil con el humor. Surge espontáneamente en la calle, los cafés o el lugar de trabajo, pero le cuesta abrirse camino en instancias más públicas, donde se muestra una cierta tendencia al empingorotamiento. Es la corte. Vicente Molina Foix nos lo aclara. Y Antonio Orejudo, que en medio de la polémica sobre la Transición escribe su desternillante “Los cinco y yo”. O Mercedes Cebrián que reivindica hasta el disparate en su nostalgia del gran Ramón Gómez de la Serna. Ellos demuestran que la capacidad de entretenimiento y de corrosión, el valor crítico de la sátira, siguen vigentes, superando el ataque de trascendencia que impregnó la literatura española de la segunda mitad del pasado siglo.

USO DE COOKIES

Le informamos de que esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies